Los ahorros perdidos

19 Mar 2017

Tras décadas olvidados en el archivo del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, el hallazgo de unos documentos que acreditan la apertura forzosa de cajas de seguridad durante la Guerra Civil aporta nuevos datos a la memoria histórica.

El 15 de diciembre de 1937, coincidiendo con el inicio de la batalla de Teruel, Francisco Brum, operario de la casa Bamb, fue citado en las oficinas del Banco Garrigues Nogués junto a plaza Catalunya de Barcelona para descerrajar cinco cajas de alquiler. La apertura violenta, en ausencia de sus propietarios, estuvo supervisada por un juez del juzgado especial de Contrabando por Evasión de Capitales, un representante del Banco de España, un delegado de la Generalitat y un empleado de la entidad bancaria. Hallaron “un ajustador de oro con perlitas, una onza de oro de Fernando VII, dos cuartos de onza, una con busto de Carlos III y la otra de Carlos V y un alfiler de corbata con brillantes”. Todo fue confiscado y depositado en la oficina del Banco de España en Barcelona.